Juegos para todos: aprendiendo idiomas

Posted in Enseñanza ELE, Juegos de Cartas, Juegos de Tablero with tags , , , , , , , , , , , , on 17-junio-2013 by cruellodeville

Creo que va a ser la primera vez que hable directamente de la labor profesional que me ocupa la mayoría del tiempo a lo largo de la semana. Una profesión apasionante,  que se convirtió hace muchos años en parte indisoluble de mi día a día: la enseñanza de español como lengua extranjera (ELE). Pero, como no podía ser de otra forma, la revelo ahora para unirla al motor principal de este blog y reflexionar sobre el uso de los juegos en el aula de idiomas.

Durante estos años de profesión y afición, me he beneficiado de las novedades del sector para hacer que los estudiantes se sientan más cómodos, se liberen y practiquen más y mejor la lengua meta que estudian. Puede que llevar los juegos al aula sea algo tan antiguo como la propia enseñanza de idiomas, qué sería de la práctica de las destrezas orales sin los juegos de rol.

Bueno, son muchos los amigos y compañeros, claro, que comparten la profesión de la enseñanza y en más de una ocasión hemos compartido nuestras experiencias sobre el uso de tal o cual juego. La intención de esta entrada es meramente informativa y facilitadora, resumiendo en unas líneas los juegos editados en España que mejor funcionan en la clase de idiomas y apuntando algunas explotaciones. Quizás en una próxima entrada, esa es la intención, amplíe la lista a la enseñanza en primaria y secundaria. Pero eso esa algo que, como muchos saben ya, no depende exclusivamente de mí, ya que la “bestia” nació hace más de tres meses y anda al acecho en cualquier esquina de la casa. Me conformo pues, con incluir ésta y ya se verá…

Empezamos por Érase una vez… Recientemente reeditado, este clásico de los juegos de cartas nos permite contar historias de una manera diferente y novedosa. Seguro que muchos profesores de idiomas han usado algún tipo de material para hacer que los estudiantes creen sus propios cuentos o historias de ficción, normalmente para trabajar los pasados. Bien, pues Érase una vez… nos presenta un montón de cartas en las que encontraremos objetos, lugares, personajes y eventos. Además, y eso es lo novedoso con respecto al material habitual, una serie de finales a los que los estudiantes deberán tratar de conducir la historia. Por último, se incluyen unas cartas de Interrupción que permitirá a quien las use parar la narración en curso e introducir sus propios elementos.

 

En la línea del trabajo con los pasados, tenemos la serie de Black Stories. En cada una de las ediciones el juego nos facilita una serie de tarjetas con una situación final. Los estudiantes/jugadores deberán de adivinar cómo se ha llegado a esa situación y qué ha pasado/pasó. Es como si tuviéramos que reconstruir la escena de un crimen, aunque no siempre se tratará de un asesinato. También es posible que descubramos que todo fue un tráfico accidente o una muerte natural. Para ello, los estudiantes/jugadores deberán realizar preguntas a la persona que sacó la tarjeta y ésta, con la información oculta en la misma, deberá responderles. Pero las preguntas siempre deberán ser cerradas, de manera que la persona que sí conoce el secreto, sólo podrá responder “sí” o “no”. Con esta dinámica, los estudiantes/jugadores practican nuevamente los pasados, pero también las preposiciones de lugar o la descripción física, ya que tendrán que ubicar personas y objetos, y definirlos.

Otro juego interesante y autóctono es Lónegan. Básicamente es el juego del diccionario, con alguna modificación y perfectamente presentado. Cada jugador/estudiante deberá tratar de definir una palabra totalmente desconocida para que sus compañeros la voten como la mejor o correcta. Un excelente ejercicio de escritura, seguro que muchos también lo han llevado a clase de la forma tradicional.

Por su parte, Kaleidos, nos presenta diferentes tableros bastante surrealistas llenos de objetos y personajes. Por cada tablero sacaremos una carta para decidir con qué letra deberemos jugar. A partir de ese momento y durante el tiempo marcado por un reloj de arena, deberemos escribir la mayor cantidad de palabras que empiecen por dicha letra y que aparezcan en el tablero en juego. Perfecto para activar el vocabulario y ampliarlo. Además, podríamos decir que cada tablero se inscribe en un ámbito muy concreto, por ejemplo la casa.

Más sencillo y de desarrollo similar al de un memory tradicional es Alles Tomate!. El juego consta de varios mazos de cartas de diferentes colores, cada uno asociado a un campo léxico diferente: muebles, animales, verduras, frutas, partes de una granja, objetos… Al comienzo, se colocarán bocabajo una carta de cada color/tipo después de que todos los estudiantes las hayan visto y comprobemos que saben su nombre. El primer estudiante en jugar deberá levantar la primera carta del montón. Según el color de dicha carta, los estudiantes deberán decir lo más rápido posible el nombre de la carta del mismo color que estaba bocabajo. Si se acierta se obtiene un punto, si no es así no pasa nada. La carta que se sacó del mazo ocupará el lugar de la carta que estaba bocabajo.

Un clásico conocido en el mundo entero con diferentes nombres: Los Hombres Lobo de Castronegro. Estamos ante un juego e pura interacción oral, con muchas reminiscencias a aquel “asesino” que jugábamos con la baraja española. Los estudiantes representan a los habitantes del pueblo de Castronegro, pero entre ellos hay también hombres lobo, que durante cada noche devorarán a un aldeano inocente. Todos los estudiantes deberán decidir cada mañana quién es el más sospechoso y lo llevarán a la hoguera. Es aquí donde entra en juego la interacción de los participantes, argumentando, opinando… Los hombres lobo deben acabar con el pueblo y sus habitantes deben acabar con ellos.

Y de clásico a clásico, porque seguro que muchos profesores han jugado con sus estudiantes al personaje misterioso. Bien, Time’s up!, en cualquiera de sus 3 ediciones editadas en España, nos permite jugar exactamente a eso. Aunque cada edición nos regala una colección vastísima de personajes de toda índole, para cada partida sólo se necesitarán 40. Los estudiantes/jugadores se dividen en equipos (parejas, tríos, dos equipos grandes…) y durante 3 rondas deberán sumar el mayor número de aciertos. La dificultad llega a la hora de explicar los personajes, ya que en cada ronda deberá hacerse de forma diferente. En la primera podremos hacer una explicación normal, en la segunda sólo podremos usar una palabra, y en la última sólo mímica. Cada vez que he jugado en clase he seleccionado previamente los personajes, para asegurarme de que todos los estudiantes conocían los personajes y la práctica no se iba a ver limitada por la falta de idea.

Bueno, y para terminar esta primera entrega, seguro que todo el mundo recuerda los juegos reunidos Geyper, ¿verdad? Verbalia, es algo así, un todo en uno, ya que nos presenta más de 50 juegos de carácter lingüístico en una sola caja. Seguro que todo el mundo podrá encontrar el juego que busca para ese momento preciso de la clase.

En todos los juegos el número de posibles participantes es casi ilimitado, y las posibilidades de explotación grandes, así que espero que os resulten atractivos para llevar al aula y probar. ¿Y dónde puedo comprarlos? Pues no puedo hacer más que una recomendación, como es lógico: Mesa291. Si podéis hablar directamente con la tienda (ya sea vía e-mail, telefónicamente o en persona), os asesorarán estupendamente, aunque si lo tenéis claro y no necesitáis más información podéis realizar pedidos por Internet, ya que la página web funciona como tienda virtual.

Espero vuestros comentarios, aquí o en persona…

VII Festival Internacional de Juegos – Córdoba 2012

Posted in Juegos de Tablero with tags , , , , , , , on 15-octubre-2012 by cruellodeville

Un año más, nos desplazamos hasta Córdoba para disfrutar de una jornada lúdico festiva en el Festival Internacional de Juegos de la ciudad, que este año cumplía su 7ª edición.

Como suele ser habitual en nosotros, llegamos con tiempo más que suficiente, así que, antes de entrar, pudimos tomar un segundo café que nos despejara aún más. Ya en el conocido “Puerto Rico”, un nombre de los más apropiado para el bar más cercano al evento, pudimos saludar a  los primeros conocidos y hacernos con los folletos de las jornadas.

El Palacio de la Merced, sede de la Diputación Provincial de Córdoba y lugar de celebración del Festival, abrió sus puertas a las 11h00, y no dudamos en acceder al interior inmediatamente para aprovechar y dar una primera vuelta por los diferentes stands y zonas habilitadas en los patios y salas del mismo. Además de una tienda local y conocidas tiendas on-line, los stands albergaban a algunas editoriales del sector (Gen-X Games, Peká, Asylum Games, Asmodee Ibérica, Devir,Ludo Nova y Morapiaf) y a creadores que presentaban sus prototipos en busca de editores que apostaran por ellos. Por supuesto, y como cada año, un gran stand estaba dedicado a la ludoteca, que a última hora del día presentaba un magnífico aspecto con colas de incansables jugadores dispuestos a sacar un penúltimo juego antes de irse a cenar.

Después de esa primera vuelta de reconocimiento y de saludar a algunos viejos conocidos más, nos sentamos en una de las mesas de Devir para probar su nuevo lanzamiento: Las Leyendas de Andor. Se trata de un juego cooperativo en el que los jugadores asumen el papel de uno de los cuatro personajes clásicos del rol (arquero, guerrero, mago y enano), para enfrentarse a un desafío/leyenda en un tablero que representa un territorio con montañas, campos, un río, un castillos, etc. Quizás lo que más nos sorprendió fue el hecho de que pudiera empezarse a jugar con sólo tener claro un par de conceptos, ya que la partida introductoria (a modo de tutorial de un videojuego) presenta los diferentes aspectos del reglamento y el sistema de juego de forma clara y secuenciada. El turno representa el paso de las horas del día y un olvido sobre la posibilidad de “exprimir” más dichas horas, nos impidió acabar con éxito el primer desafío.  En definitiva, un juego curioso, pero que nos dejó algo indiferentes. Quizás porque esperábamos algo más o que la mecánica hubiera ido por otros derroteros.

De 12 de octubre de 2012

Después de una segunda vuelta y nuevos saludos, nos sentamos en una de las mesas de Morapiaf para conocer una de sus novedades: Ragami. Tuvimos la gran suerte de que el propio Gil D’Orey, su creador, nos explicara las reglas (el de la foto es su socio) en un perfecto portuñol. A todos nos pareció un juego complejo y sesudo. Mucho más de lo que aparentaba en un principio viendo el tablero y los componentes. Cada jugador encarna a un ángel de la guarda o ragami, con el objetivo de resolver conflictos en una imaginaria ciudad representada en el tablero con sus calles y edificios. Los conflictos aparecen sobre el mismo al comienzo de cada turno y los ragami deben desplazarse por él, ya sea por las calles o volando de edificio a edificio, para resolverlos. Se cuenta con la ayuda de santos, uno por jugador, pero también con el obstáculo de los demonios que pueden aparecer. En cada turno las acciones de los jugadores se limitan mediante unas tiradas de dados, de forma que no siempre se podrá hacer lo mismo. Con esas acciones los jugadores deben tratar de sumar puntos resolviendo conflictos, ahuyentando demonios, recolocando santos, etc. Ya digo, un juego que visualmente dice una cosa pero que una vez puesto en marcha resulta otra muy diferente. De cualquier forma, y a pesar de su complejidad, no nos disgustó. Aunque todos coincidimos en que no lo sumaríamos a la ludoteca personal.

De 12 de octubre de 2012

Tras una breve parada para el avituallamiento, nos fuimos a la ludoteca para probar alguna de las novedades de los últimos meses que aún no habíamos probado. Nos decantamos por Infiltration, del mismo creador que Dominion, pero editado esta vez por Edge. Sólo nos dio tiempo a ver el despliegue inicial y el primer turno, pero fue suficiente para comprender que se trataba de algo totalmente diferente al superventas de cartas. Nos quedamos con ganas de comprobar qué podía ofrecers realmente.

Y si no nos dio tiempo a más, fue porque los creadores de Northwest Passage Adventure (Pasaje al Noroeste), nos tenían una partida preparada en el stand de Gen-X gamesy no podíamos hacerles esperar. El juego era una de las novedades más frescas y nos sorprendió gratamente a todos. Los jugadores asumen el papel de alguno de los grandes aventureros del siglo XVIII que dedicaron sus esfuerzos a descubrir una nueva ruta marítima en el Noroeste que mejorase el tráfico marítimo y redujese el tiempo de los viajes. Cada uno de los personajes, elegidos al azar, cuenta con una habilidad especial. Además, los jugadores cuentan con una mano inicial de cartas que puede incrementar y variar durante la partida, y que les permite interactuar tanto con el tablero como con el resto de jugadores. El tablero lo forman piezas geométricas de dos tamaños en las que se pueden ver hexágonos de agua, tierra, nieve e icebergs. Cada uno de esos terrenos condiciona el movimiento de los barcos de los jugadores, que deberán trazar rutas a través de los mismos hasta alcanzar el otro extremo del tablero. Para ello, los jugadores cuentan con una serie de piezas geométricas limitadas, formadas también por hexágonos y que deben colocar sobre el tablero. El juego permite acciones muy interesantes como aprovechar rutas abiertas por otros barcos o beneficiarse de la estela de estos para realizar un adelantamiento. Un juego rápido, ágil y muy divertido que nos sorprendió gratamente a todos. Si tuviéramos que ponerle alguna pega, sería el reducido tamaño de las piezas. Todos coincidimos en que habiéndolas hecho un 50% más grandes el juego habría ganado más.

De 12 de octubre de 2012

En este punto, hicimos un alto, para subir a la exposición de juegos de mesa de Cefa, en la que se encontraba como invitado de honor Isidre Monés, ilustrador de la gran mayoría de los juegos y del cartel de este año del festival.

Aún teníamos tiempo, así que nos fuimos directos a una de las mesas de Asmodee para probar otra de las novedades otoñales: Pánico en Wall Street. Se trata de una reedición, en la que los jugadores se dividen en dos grupos: empresarios y banqueros. De esta forma, habrá siempre dos ganadores, uno en el lado de los empresarios y otro en el lado de los banqueros. Y, aunque los jugadores interactúan durante la partida, sólo se compite contra los del mismo grupo. La mecánica se basa en la compra-venta de acciones en la bolsa. Los empresarios pujan por hacerse con acciones de empresas que pueden ser muy estables, estables, inestables o de alto riesgo. Una vez se han hecho con ellas, los banqueros pujan en dos minutos frenéticos por hacerse con alguna participación en las mismas. En ese escaso tiempo, queda perfectamente reflejado el espíritu de la bolsa que tantas veces hemos visto por televisión o en el cine y, por supuesto, el del juego. Gritos, manos cruzándose, ofertas, contra-ofertas, mentiras, falsas promesas, desesperación, alivio, etc. Disfrutamos como enanos, y fue quizás el otro triunfador del día, aunque con un pero, el número de jugadores necesarios para tener una partida en toda regla. El juego permite que sean sólo 4 jugadores, pero realmente tiene sentido a partir de 8. De esa forma, el caos en los dos minutos de tráfico bursátil se agudiza y la sensación de que pierdes o ganas a cada segundo se incrementa de forma considerable.

De 12 de octubre de 2012

Este año apuramos nuestra estancia algo más, y lo usamos para probar dos juegos rápidos: Noah y Kabaleo. El primero (otro lanzamiento de Asmodee)es un juego más complicado de lo que parece, pero se nos hizo algo largo. Y eso que sólo jugamos una de las rondas de las cuatro previstas. Se trata de ir colocando animales en barcas controladas por Noé para que sobrevivan al diluvio. Las barcas tienen un límite de peso, y los animales tienen un número que representa el suyo. La colocación de los animales debe  seguir una secuencia, y el objetivo es descartarse de la mano.

De 12 de octubre de 2012

El segundo (de Morapiaf), es un juego de estrategia en el que los jugadores desconocen quién juega con cada color. Se trata de ir haciendo torres de fichas con piezas de diferentes colores, de tal forma que al final de partida tu color sea el que más torres tenga. En este caso, nos pareció que se quedaba algo cojo jugándolo a una única ronda (tal y como nos habían explicado que se hacía) y pensamos que sería mejor jugarlo a varias rondas, tantas como jugadores hubiera. De esa forma, cada uno sería el primer y el último jugador en una de las mismas.

De 12 de octubre de 2012

Como se puede ver en las fotos, este año fue Shere el encargado de hacerlas. Sin embargo, hemos podido recuperar un documento que acredita su presencia en las mesas de juego; aunque, como él mismo asegura, sólo fuera para divertirse y dejar que otros ganaran la partida…

De 12 de octubre de 2012

En definitiva un gran jornada de convivencia lúdica, en un ambiente inmejorable y con la mejor de las compañías. Una organización magnífica y la posibilidad de saludar y encontrar a tantos conocidos disfrutando con lo mismo.

Y, como cada año al volver, ya estamos pensando en el próximo e incluso haciendo planes para ir más allá y, por qué no, dar el salto a Essen de una vez por todas.

Los tiempos están cambiando…. ¡siempre!

Posted in Juegos de Tablero, Rol with tags , , , , , , , on 12-junio-2012 by cruellodeville

Cada vez me resulta más curioso escuchar frases como “es que antes sí que había buena música” o “ya no hacen películas como las de antes”. Mucho más curioso me resulta que, con la formación que recibimos hoy en día (por regla general…), caigamos aún en las trampas de la sincronía; esto es, pensar que nuestro presente es el único argumento para  valorar tanto pasado como futuro, olvidando que exactamente eso es lo que criticábamos, como jóvenes rebeldes a nuestros mayores. Y culmen de mi sorpresa lo alcanzo cuando mis compañeros de generación tratan de defender el argumento anterior aferrándose a la idea de que las cosas antes no eran como ahora. ¡Dios mío! Pues claro que eran como ahora. Si nosotros nos llevamos las manos a la cabeza cuando oímos que los niños de 8 años se pasan las horas jugando a la cualquier consola, qué pensarían nuestros padres cuando nos las pasábamos viendo Manzinger-Z. En este punto todavía habrá quien trate de justificarse pensando y diciendo que no son hábitos comparables… En fin, creo que la historia de la humanidad está llena de ejemplos de este tipo, y luchar contra ello, contra el cambio de mentalidad, la aparición de nuevos hábitos, etc.,  es inevitable. Sin embargo, creo que sí deberíamos evitar realizar esos juicios de valor sincrónicos y realizarlos objetivamente, discerniendo si lo nuevo que nos llega es, por sí mismo, bueno o malo, sin comparaciones improductivas, ni usos nocivos.

En este sentido, en los últimos cincuenta años hemos vivido la evolución de fenómenos que deberían hacernos reflexionar sobre ello. Hace cincuenta años, el comic estaba considerado como una manifestación artística marginal y hoy está considerado un Arte. Y más recientemente hemos visto como ocurría con el grafiti, del que ahora se realizan hasta exposiciones.

Recuerdo que hará unos años leía y comentaba con Elessar un artículo aparecido en una revista local (no merece la pena mencionar su nombre) en el que se comentaba el sorprendente  hecho (en opinión de la redactora) que se estaba produciendo en la sociedad española: la aceptación generalizada de los bichos raros, los frikis. Se extendía el artículo alabando la paciencia y lástima que desprendía la sociedad normalizada hacia estos individuos que, a su vez, se veían cada vez más escudados y respaldados en la moda (que pensaba y predecía pasajera) inspirada en sus gustos. Una vez más, como seres sincrónicos que tendemos a ser, se equivocaba. Quizás no fuera consciente en ese momento de que dicha moda no respondía a caprichos estéticos o tecnológicos  de una semana, sino a la propia educación cultural que las nuevas generaciones  habían ido incorporado a la educación reglada, y que llegó de la mano de la televisión , el cine, los comics… Una moda que no era tal, sino una nueva corriente  cultural (si se me permite la licencia) cada vez más implantada, que ha venido para quedarse.

A principios de los noventa, quienes jugábamos a rol alucinamos literalmente con las primeras aplicaciones informáticas que hacían la vida más fácil al Director de Juego o a los jugadores: creadores/generadores de mapas, hojas de personaje editables… Creo que ni nosotros mismos imaginábamos que la industria lúdica crecería de tal forma , ni siquiera comparando con nuestra experiencia de lápiz y papel en un dungeon cuadriculado de los años 80. Pero lo cierto es que ahora dicha industria mueve millones de euros/dólares por todo el mundo y cada vez va a mover más. Tanto es así, que ayer mismo volvía a alucinar con Shere Khan cuando veía el increíble trabajo de los chicos de Geek Chic, realmente impresionante (una muestra aquí abajo).

 Y aún más cuando buscando en la red descubría la cantidad de empresas que se dedican y viven de ello… mirad.

Lo cierto es que el motivo principal de la entrada era comentar estos descubrimientos, pero pensando sobre lo que suponía dar con algo así, que existieran compañías con este perfil, resultaba casi obligatorio profundizar un poco más… Aunque, ¡¿quién hubiera dicho, hace sólo diez años, que unas cuantas personas podrían vivir exclusivamente de vender cositas raras para esos que se encierran en una habitación y se creen que son no-sé-que-cosas?!

Es verdad, estamos inmersos, y cada vez más, en una sociedad de continuo cambio y novedad. Valorar en su justa medida todo lo que se nos ofrece es necesario, y hacerlo sin nuestra visión sincrónica, obligatorio. Y algo más importante no todo lo que ahora nos llega en un abrir y cerrar de ojos se va igual de rápido. Mucho llega para quedarse.

DE ORTOGRAFÍA, GRAMÁTICA, CULTURA Y DEMÁS…

Posted in Sin clasificar with tags , , , , , on 19-mayo-2012 by cruellodeville

Quizás sea deformación profesional, la filología, que me aliena sobremanera. Quizás sea la edad, que nos hace, sin quererlo ni darnos cuenta, un poco más intolerantes cada año. Sin embargo, quiero creer que no es nada de eso, sino “simplemente” la más absoluta incomprensión ante la falta de corrección ortográfica, sintáctica, gramatical, bibliográfica, cultural… sí, podría seguir un poco más. Falta, o sería mejor decir faltas,  que puebla/-n nuestra queridísima red, nube o como cada uno quiera llamarla.

Seguramente gran parte de las entradas que engrosan este blog, estén llenas de erratas. Algo, por otra parte, propio de cualquier escritor: baile de letras, alguna tilde que desaparece “misteriosamente”. Pero no pensaba en cosas así al empezar esta entrada, ya que entiendo que todos podemos pasar por alto, incluso en una segunda lectura, alguna cosa así.

Sí, también tengo móvil (al que, por cierto, no sé por qué no lo llamamos portátil, como los ordenadores, porque aún no he visto a mi Nokia ir solito hasta la cómoda para pasar la noche), y en él, cada vez que escribo un mensaje de texto, abrevio palabras, omito tildes, mayúsculas… Es obvio, o justificable dirán otros, los caracteres condicionan el precio del mismo, así que no queda otra que ahorrar… o What’s up, claro.

Pero tampoco pensaba en eso, o en Twitter, obviamente🙂 Pensaba en la sistematización de todo o parte de ello, en dónde lo hacemos… y, seguramente, en alguna cosa más.

No concibo hacer lo que hacemos en los contextos anteriores en un correo electrónico, un foro o, muchísimo menos, en el fantástico blog que pretendo que se convierta en el centro universal de la afición “X”.

En esto último pensaba al empezar la entrada. Un correo electrónico, un foro o un blog, son contextos que permiten la reflexión, la corrección ortográfica, la relectura, no tenemos limitación de caracteres (ni pagamos más o menos por ellos), y nos permiten contrastar fuentes y aportar datos bibliográficos que enriquezcan nuestros comentarios o entradas. De hecho, esto último es la gran aportación de la tan manida 2.0. Todos somos creadores de contenidos, comentaristas de los mismos y, por tanto, debemos asumir una responsabilidad por ello. Así que, ¿por qué demonios seguimos haciendo lo siguiente?

UNO. Reducción de palabras omitiendo vocales. ¿En beneficio de qué economía lo hacemos? Es posible que exista alguna razón oculta, un código secreto que sólo los iniciados de la orden podrán desentrañar… ¡Oh, gran Cthulhu! ¡Ven y acaba con todos! ¡Porfa…!

DOS. Sistematización de errores ortográficos.

  • Tenemos dos letras: “v” y “b”. Sí, en el actual siglo XXI se pronuncian igual, pero ¿a que no es lo mismo poner una “vaca” que una “baca” encima del coche?
  • Y qué decir de la “h”, una de las señas de identidad de nuestra lengua. Sin sonido asociado a ella, cierto, pero toda una institución que desaparece cada vez que aparece el verbo “haber” (o “aver“). ¿Qué otra lengua tiene una letra tan chula como la “h”, que estando ahí no suena?
  •  Y hablando del verbo “haber“, quizás alguno no sepan, y crean estar siendo más correctos que todos los demás, que el verbo “haber” tiene una forma impersonal, que en presente es la forma “hay“. Bien, pues si es impersonal, ¿por qué no nos cansamos de repetir “habían problemas“, “habían dos coches“, en lugar de decir, correctamente “había problemas” y “había dos coches“?
  • Omisión de tildes. Vale, algunas veces son difíciles, pero creo que todo el mundo sabe la diferencias entre “Papá Noel” (con tilde) y el “Papa” (sin tilde). Diferente, ¿no? O entre “sí” (como afirmación, por ejemplo) y “si” (como conector condicional).

TRES. Falta de conocimientos y documentación bibliográfica. Quizás lo más grave en el caso de foros y blogs que pretenden ser espacios de intercambio de información. No podemos dar datos o comentar un película para, líneas después, añadir que no recordamos el nombre del director. ¡Por Dios! ¡Basta con teclear  el título en Google y ya está! Y así con libros-escritores, músicos-canciones, juegos de cualquier tipo y un larguísimo etcetera de omsión tras omisión… ¡pura vagancia e interés!

Creo que lo que más me crispa de todo es el hecho de que donde se sistematizan todos estos errores sea en ámbitos en los que se pretende difundir cultura. ¿Pero qué cultura?

Ya digo, quizás sea la deformación profesional, o los años, pero no termino de comprender cómo es más importante tener un avatar más molón que un ocho, que ser generadores reales de contenido real.

Insisto: ¡Oh gran Cthulhu! ¡Despierta de tu letargo y acaba con todos ellos!

Uno más… In memoriam

Posted in Cine, Star Wars with tags , , , , , on 6-marzo-2012 by cruellodeville

Pues sí, nos ha dejado uno de los grandes creadores de mitos modernos de nuestra era: Ralph McQuarrie. Para quienes no lo conozcan y no hayan tenido noticias de él por la noticia de su fallecimiento en estos días, bastará con mencionar su trabajo como diseñador conceptual del vasto universo de Star Wars, dando vida a las ideas surgidas de la cabeza de George Lucas.

Siempre me resultaron sugerentes los bocetos que realizó para los personajes principales de la trilogía original, y disfruté con la posibilidad de tenerlos, ya que se han convertido en una aparición casi fundamental en cualquier publicación sobre la saga.

En 2007, con el lanzamiento de la colección de figuras que celebraba el 30 aniversario de la trilogía, aparecieron algunas piezas espectaculares basadas en dichos diseños: Darth Vader, Starkiller, Han Solo, Chewbacca, Bobba Fett e incluso un Stormtrooper, un Snowtrooper y un soldado Rebelde. El mismo año, las figuras exclusivas también estuvieron repletas de guiños a ese trabajo con Luke, Obi Wan, Yoda, R2-D2 y C3PO. Hasta el novedoso General Grievous tuvo su figura basada en el diseño conceptual de McQuarrie. Era imprescindible hacerse con ellos y ahora reposan juntos en una balda especial de la colección.

A raiz del éxito de éstas, las siguientes colecciones han seguido incluyendo figuras basadas en los dibujos de McQuarrie, todas ellas entre mis favoritas, quizás porque se trata de ver en 3D escenas mil veces revisadas en los libros.

Como decía, afortunadamente, hoy en día disfrutar de su arte no resulta tan difícil como hace 20 años, y si no tenemos acceso al ingente material editado, siempre podemos acudir a su propia página, donde encontraremos una compeltísima colección de disñeos: The Art of Ralph McQuarrie. Sin duda, un legado difícilmente inigualable, no sólo por su considerable calidad artística, sino por el impacto que sus obras han tenido en la cultura popular de nuestros tiempos. Sin duda, la fuerza le seguirá acompañando allá donde esté.

Moda “estelar”

Posted in Star Wars with tags , , , , , on 26-febrero-2012 by cruellodeville

Últimamente el blog está muy “starwasero” si se me permite la expresión o, muy estelar, para quienes les suene rara esa expresión. Y es que de comentar el libro de Vader, pasamos a analizar modelos llegados de una galaxia muy muy lejana de la mano de La Aguja Piruja.

Aunque ya lo ha hecho ella en el blog, el primer elemento digno de comentar son el par de gemelos que Hermana Mayor me obsequió junto a su marido por mi pasado cumpleaños. Siento decir que no están a la venta (ya sabéis, esa pequeña cuestión de la propiedad y demás). Aunque sí que he pensado que podíamos enviarle una foto a Stephen J. Sansweet, que ya incluyó algunos objetos no oficiales elaborados por los fans en su Memorabilia de Star Wars (y que, por cierto, también llegó a mis manos la pasada Navidad…).

De Star Wars
De Star Wars

No sé en qué ocasión podré estrenarlos, pero aunque eso tarde en ocurrir no deja de ser todo un objeto de coleccionismo, ¿no? Un regalo perfecto.

Bien, y como iba a hablar sobre mis nuevos gemelos, me ha parecido oportuno hacer referencia a otro trabajo que Hermana Mayor ha realizado para estos Carnavales 2012: sendos trajes de Princesa Leia y Caballero Jedi para sus queridísimos hijos que aquí los lucen espectacularmente. 

De Star Wars
De Star Wars

Tan bien le han quedado y tan cómoda se ha sentido confeccionando los modelitos, que se ha ofrecido gentilmente a elaborar alguno más para adulto, así que no descarto que en un futuro el que aparezca en las imágenes sea yo mismo…

¡Que la fuerza os acompañe!

STAR WARS: VADER

Posted in Cine, Lecturas, Libros, Star Wars with tags , , , , , on 23-enero-2012 by cruellodeville

Aunque para muchos de los que me rodean, alcanzar la mágica o terrible (según) cifra de los 40 ha sido un disgusto, a mi me ha deparado, entre otras muchas alegrías y después de dos años dando la tabarra, la llegada a mi estantería de VADER, el exlucisvo libro sobre el Señor Oscuro por excelencia.

El libro lo tiene todo, desde el título, VADER, sin más… ¿para qué más? Y esa imagen de la máscara que parece que vas a escuchar de un momento a otro. Pero siguiendo por los autores, dos eruditos en el tema galáctico: Windham y Vilmur. Y qué decir del prologista: Stephen J. Sansweet, el COLECCIONISTA, y uno de los máximos preservadores del legado de Star Wars y George Lucas (precisamente así se tradujo su monumental libro, comentado también por aquí).

Precisamente, la edición de Timun Mas, recuerda en gran medida a la que nos fascinó en Star Wars: The Vault. Anécdotas interesantes, detalles inospechados, encartes alucinantes. Supongo que habrá quién pase por encima de alguno de ellos, pero a mí me fascina tener una reproducción de la hoja en la que se explicaba cómo ponerse el traje de Vader. Y aún así, y sin pecar de irritante fanático, ¿alguien pasaría por encima la posibilidad de echar un vistazo a la hoja del guión en la que Lucas garabateó la dramáticas palabras con las que casi se cierra El Imperio Contrataca… “Luke, yo soy tu padre” (…y los pelos como escarpias).

La historia del personaje hace un repaso desde su creación, con la primera de las películas de la saga, a partir de la cual se analiza su evolución a lo largo de las siguientes. Resulta especialmente curioso la multitud de personas que se han llegado a enfundar el traje, y no hablamos sólo de los que aparecen en pantalla, sino de todos los que han participado a lo largo de los años en eventos, campañas publicitarias, convenciones… Entre los que aparecieron con él en pantalla, destacan las palabras dedicadas al recientemnte fallecido Bob Anderson, una leyenda del cine de aventuras.

Pero además del personaje en sí, el libro ytrata de abarcar todo aquello que de una u otra forma llevó su sello. Por supuesto hay numerosísimas menciones al mechandising generado por la oscura figura, pero también a cada uno de los elementos que terminó por forjarlo y definirlo: armas, naves, equipo…

Y más… porque el libro realiza comentarios muy jugosos sobre otros personajes y su evolución en las películas, poniendo especial atención al interés de Lucas porque todo encajara y tuviera la continuidad perfecta entre la trilogía original y la nueva. He de confesar, como ya he comentado en otra ocasión, que mi afición a la saga galáctica no llega al conocimiento exhaustivo de cada detalle, por lo que me ha sorprendido descubrir cómo Lucas pensaba en muchas cosas allá por 1978. Pensamientos que trasladaba a algunos de los responsables de seguir contando historias en su universo y que terminaron de encajar con las nuevas películas. Anakin creador de C3-PO, un Vader que no se sobresaltaba al escuchar el apellido Skywalker cuando realmente era el suyo… Pequeños detalles, como digo, con los que he disfrutado.

Según avanzaba en la lectura, pensaba si no sería posible la edición de libros similares de otros personajes. Pero, no sé si influido por la devoción de los autores, creo que el resultado sería inferior, tanto en contenido como en calado. De pequeño, siempre quise jugar a ser Han Solo, pero ahora… quién puede resistirse a caminar con grandes zancadas entre los soldados de asalto, el humo, los cadáveres y penetrar en la Tantive IV.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.